ESFS132

La Sagrada Familia: Jesús, María Y José

Los jóvenes y su proyecto de vida 

Sus padres iban todos los años a Jerusalén en la fiesta de la Pascua. Cuando el niño cumplió doce años, subieron como de costumbre, y acababa la fiesta, María y José regresaron, pero Jesús permaneció en Jerusalén sin que ellos se dieran cuenta. Creyendo que estaba en la caravana, caminaron todo un día y después comenzaron a buscarlo entre los parientes y conocidos. Como no lo encontraron, volvieron a Jerusalén en busca de él. Al tercer día, lo hallaron en el Templo en medio de los doctores de la Ley, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Y todos los que los oían estaban asombrados de su inteligencia y sus respuestas. Al ver, sus padres quedaron maravillados y su madre le dijo: «Hijo mío, ¿por qué nos has hecho esto? Piensa que tu padre y yo te buscábamos angustiados». Jesús les respondió: «¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?». Ellos no entendieron lo que les decía. El regresó con sus padres a Nazaret y vivía sujeto a ellos. Su madre conservaba estas cosas en su corazón. Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia, delante de Dios y de los hombres. Lc 2,41-52

El evangelio de hoy nos permmite tratar de un argumento del que todas las familias del mundo hacen experiencia: el proyecto de la vida de los hijos y el momento de la separación de los progenitores. María y José están preocupados, porque al regreso de la perigrinación anual a Jerusalén, cuando Jesús tenía doce años – que para la los hebreos correspondía al inicio de la edad mayor – lo han perdido porque, en vez de regresar con ellos para regresar a Nazaret, Él permaneció en Jerusalén. Lo encuentran después en el templo, mientras interrogando a los maestros de la ley  y respondiendo a sus preguntas. Aquí comienza el diálogo entre María y Jesús, sobre el cual hoy vamos a reflexionar. María: “Tu padre y yo te hemos estado buscando”. Y Jesús responde: “ ¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que yo debo ocuparme de las cosas de mmi Padre?”  María y José no comprenden esas palabras. Esto nos indican que la familia de Nazaret ha experimentado la problemática por la que pasan todas las familias del mundo: en cierto momento los hijos, si han crecido bien, comienzan a sentir que tienen un proyecto de vida que llevar a cabo y una misión que cumplir, pero no les hablan a los padres de familia porque no tienen todavía una idea clara. Sería mejor que lo hicieran, porque ellos podrían hacerles una sugerencia, perode hecho no lo hacen, porque esperan que el proyecto crezca o se haga más claro, para poder enfrentarse a las críticas de los progenitores.   Es más fácil que hablen con algún amigo. También Jesús, creciendo bien en “edad, sabiduría y la gracia” y sometido a María y José y estando sometido a María y a José, ha sido muy hermético por lo que se refiere a su proyecto de vida. Esto significa que es un inclinación natural y fisiológica. Ciertamente Él sabe, igual que María y José, que es Hijo de Dios y tiene una misión que cumplir en el mundo, pero todavía no había llegado la hora de iniciar su proyecto de vida, adiferencia de los jóvenes que se dan cuenta de que tienen que hacer algo, pero qué cosa todavía no lo saben, pero sin embargo cultivan un sueño dentro de sí mismos, que todavía no saben de que se trata exactaente. La escena del diálogo entre Jesús y sus padres se cierra con una frase que “Ellos no comprendieron las palabras de Jesús”. No ppdían comprender porque Jesús mismo no tenía todavía la especialidad de su proyecto de vida. Sin embargo, por una intuición que tienen los jóvenes, desde este cominza Jesús a discutir con los doctores de la Ley, porwque siente ellos van a ser los opositores de su pensamiento durante toda su vida pública. El texto evangélico de hoy es el único que nos habla de la adolesencia de Jesús, mas es una luz encandesciente que ilumina uno de los momentos más problemáticos de la vida de las familias.    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.