ESFS149

IV semana de Pascua – Domingo

Escucha la voz del Señor

Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy Vida eterna: ellas no perecerán jamás y nadie las arrebatará de mis manos. Mi Padre, que me las ha dado, es superior a todos y nadie puede arrebatar nada de las manos de mi Padre. El Padre y yo somos una sola cosa». Jn 10,27-30

Cuando en la mañana la gente sale de su casa y toma la metropolitana, los jóvenes para ir a la escuela y los adultos para ir a su trabajo, parece una grey que va de un lugar a otro de la ciudad. Durante el día vivimos losmismos problemas, nos alimentamos con el mismo pan, leemos las mismas noticias de los periódicos y la televisión nos trrasmite los mismos eventos; por la tarde entramos a nuestras casas cansadoscomo a nuestro rebaño, listos para regresar al día siguiente na nuestras labores cotidianas, una jornada igual a la orecedente. Es el drama del universo, no solamente del hombre: “Una generación se va y la otra viene, y la tierra siempre permanece. El sol sale y se pone, y se dirige afanosamente hacia el lugar de donde saldrá otra vez. El viento va hacia el sur y gira hacia el norte; va dando vueltas y vueltas, y retorna sobre su curso. Todos los ríos van al mar y el mar nunca se llena; al mismo lugar donde van los ríos, allí vuelven a ir. Todas las personas están gastadas, más de lo que se puede expresar. ¿No se sacia el ojo de ver y el oído no se cansa de escuchar? Lo que fue, eso mismo será; lo que se hizo, eso mismo se hará: ¡no hay nada nuevo bajo el sol!”  (Qo 1,4-9).

Y Santiago Leopardi, que era pesimista, y no tenía nada que envidiar a Qohelet, aunque admirando el expectaculo de la luna, no pudo menos que exclamar: “¿No estás cansado de volver a tus labores diarias? ¿No te cansas de admirar estos vales?”  ¿Es posible trasformar nuestros días, aparentemente iguales y monótonos, en una aventura siempre jueva, aún haciendo siempre las mismas cosas?

Es posible y el evangelio de hoy nos enseña el modo para trasformarlos. Necesitamos  no hojear sólo el periódico y encender la televión, para escuchar la voz del Señor.que cada día nos llega en mil maneras, y aunque la via maestra es la Escrituras: “Mis ovejas escuchan mi voz”. Aunque siguiendo siemre el mismo camino, hay que aprender a seguirlo, pues Él nos precede entre la gente y vive en las personas que encontramos: “Yo conozco a mis ovejas y ellas me siguen”. Concédenos, Señor, saber escuchar, en la apatrente monotonía de los días, tu voz que abre a nuestro  corazón sentimientos nuevos y nos hace admirar los mismos escenarios con espíritu siempre diferentes: las auroras, los crepúsculos, el viento y los monetes, el acercarse de las estaciones, las personas que van aprisa con sus pensamientos y sueños. Danos, Señor, el poder reconocerte en las personas que enconytramos cada día a lo largo de nuestro camino. Concédenos la conciencia de vivir una vida eterna de manera que nadie nos la quite de las manos. Y concédenos creer que Tú y el Padre son una misma cosa, de manera que siguiéndote durantes nuestras jornadas, al final, podamos regresar felices al puerto del cual un día hemos salido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.