ESFL215

XIV semana del Tiempo Ordinario – Sábado

La creación continua de Dios

Lo que yo les digo en la oscuridad, repítanlo en pleno día; y lo que escuchen al oído, proclámenlo desde lo alto de las casas. No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Teman más bien a aquel que puede arrojar el alma y el cuerpo a la Gehena. ¿Acaso no se vende un par de pájaros por unas monedas? Sin embargo, ni uno solo de ellos cae en tierra, sin el consentimiento del Padre que está en el cielo. Ustedes tienen contados todos sus cabellos. No teman entonces, porque valen más que muchos pájaros. Al que me reconozca abiertamente ante los hombres, yo los reconoceré ante mi Padre que está en el cielo. Pero yo renegaré ante mi Padre que está en el cielo de aquel que reniegue de mí ante los hombres.Mt 10,27-33

Hay muchas razones por las que debamos dar gracias al Señor, cuando nos encontremos con él cara a cara en la eternidad. Primero porque durante este tiempo en nuestro caminar, ha hablado y se ha dado a conocer de mil maneras. Su palabra no sólo ilumina el misterio que nos rodea, pero fue desde el principio, actividad creativa: «Que se haga la luz». Y se hizo la luz, “Que se haga el firmamento, y el firmamento existió”. Dios no ha hablado sólo en el acto de la creación, sino en toda la historia de la salvación y la Biblia, que meditamos todos los días, es un testigo. Él le habló a Abraham, a los patriarcas, Moisés, los profetas, a veces directamente, otras veces a través de los ángeles, o personas iluminadas con su Espíritu. También habló directamente cuando envió a su Hijo, en la persona de Jesús de Nazaret. Y Jesús nos ha revelado el pensamiento del Padre, los misterios del Reino de los Cielos, y ha dado luz al sentido de la vida y de la muerte, la alegría y el dolor, sobre la realidad de nuestro pecado y de nuestro destino futuro. Luego, la revelación continuó a través de la Iglesia, las apariciones de Nuestra Señora y del Espíritu Santo, que ha ido iluminando los apóstoles, los santos y todos los que lo han buscado con un corazón sincero.

Al pasar de los años, debemos reconocer que también nos ha iluminado en nuestro pequeño camino familiar. Fue una confianza continua, madurada en la escucha de su palabra, en la que siempre se nos ha pedido, como en el Evangelio de hoy, de proclamar sobre las azoteas lo que se nos ha dicho al oído. Creemos que lo hemos hecho, pero no lo suficiente, no cuanto el Señor quisiera, ni siquiera tanto cuanto la sociedad en que vivimos lo necesita. Para los próximos años creo que el Señor nos pide ser más empeñados en el anuncio del Evangelio, de poner más a su disposición nuestra palabra al servicio de su Espíritu «insiste a tiempo y a destiempo» (2Tm 4,2). Si lo hacemos, vamos a ser instrumentos del continuo acto creador de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.