ESFL189

XI semana del Tiempo Ordinario – Martes

Amar a nuestros propios enemigos

Ustedes han oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo” y odiarás a tu enemigo.Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores; así serán hijos del Padre que está en el cielo, porque él hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos. Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen lo mismo los publicanos? Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen lo mismo los paganos? Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo.Mt 5,43-48

Leemos y releemos este pasaje en el Evangelio de Mateo, y nos damos cuenta de que hemos llegado a la fuente del pensamiento más revolucionario que se haya jamás podido concebir: a  las fuentes mismas de la vida y de la paz. Nadie antes de Jesús había concebido el amor y el perdón como la esencia de la vida. Tal vez Sócrates y los antiguos estoicos en Grecia habían entrevisto algo de esto, pero no eran más que pequeños destellos de luz que se filtran a través de las rendijas de una puerta.. Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios, ha abierto de par en par la puerta del amor y del perdón, hasta dejarnos deslumbrados por la luz que emanan. No hay alternativa: para parecerse a nuestro Padre Celestial, que hace salir el sol para todos, y que hace llover sobre justos e injustos, y para lograr la paz del corazón, debemos llegar a amar, perdonar y orar por nuestros perseguidores. La única manera de poder tener éxito en esto es la oración, aunque, al principio, empezar a orar por nuestros enemigos no es ni fácil ni natural. Sin embargo, si rompemos el hielo y comenzamos, el Señor nos dará, por gracia, los sentimientos de amor, de perdón y de paz, que de otro modo no serían espontáneos. Si nos preguntamos por qué hay enemigos la única respuesta es: porque existe el mal. Sin embargo, en este gran misterio que es la vida, incluso nuestros enemigos, y a veces hasta más que nuestros propios amigos, son importantes para nuestro camino espiritual y para realizar el proyecto de vida que el Señor ha preparado para nosotros. En la dinámica del amor, del perdón y de la oración, sucede que los enemigos se convierten en hermanos. Sucede también a veces que los enemigos son aún más importantes para la realización de nuestro plan de vida: cuando tomamos caminos equivocados, son los enemigos, más que los amigos, quienes nos bloquean el camino. No lo hacen para ayudarnos, pero lo hacen, y así que son ellos quienes sin saber ni querer nos ayudan. En un camino espiritual todo sucede  para nuestro bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.