ESFL136

II semana del Tiempo Ordinario – Sábado

Por qué meditar sobre el Evangelio

Jesús regresó a la casa, y de nuevo se juntó tanta gente que ni siquiera podían comer. Cuando sus parientes se enteraron, salieron para llevárselo, porque decían: «Es un exaltado». Mc 3,20-21

El pasaje anterior contiene la lista de los que han sido llamados a seguir a Jesús y por lo tanto a la misión.La lista termina con el nombre de «Judas Iscariote, el mismo que lo entregó»(Mc 3,19). Incluso hoy en día, entre los cristianos que son llamados a la misión, existen siempre  los que traicionan al Señor y a su mandado a la evangelización.  El pasaje de hoy nos muestra la forma práctica cómo se traiciona al Señor: a su llamado corresponde siempre un contrallamado del buen sentido lleno de compasión de los “suyos” que dicen:»Es un exaltado» Jesús hoy se encuentra en «casa» con sus apóstoles que lo seguían todos los días. Este hecho encierra un profundo significado teológico:quién está en la casa y se sienta a la mesa con Jesús constituye su nueva familia, y a él es dado de  entender claramente los misterios del Reino. Para aquellos que están fuera, las verdades del evangelio son explicadas sólo en parábolas»a fin de que miren y no vean, oigan y no entiendan, no sea que se conviertan y alcancen el perdón” (Mc 4,12). Pero ¿quiénes son estas personas de fuera de la casa, que no comprenden su mensaje y creen que Jesús  era un «exaltado?»

 Corremos el riesgo de serlo nosotros mismos. Si no escuchamos y meditamos   su palabra, de manera que ella se abra y derrame en nosotros los misterios del Reino, nosotros nos quedamos fuera de la casa diciendo que Él es un “fuera de sí”. Si en cambio meditamos y oramos sobre lo que Jesús nos dice en el Evangelio de cada día, entramos en la casa donde el Señor explica su palabra en su totalidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.