ESFL007

II semana de Adviento – Lunes

Los tiempos mesiánicos

¡Regocíjese el desierto y la tierra reseca, alégrese y florezca la estepa!  ¡Sí, florezca como el narciso … verán la gloria del Señor, el esplendor de nuestro Dios.  Fortalezcan los brazos débiles, robustezcan las rodillas vacilantes; digan a los que están desalentados: «¡Sean fuertes, no teman: ahí está su Dios!…él mismo viene a salvarlos!».  Entonces se abrirán los ojos de los ciegos y se destaparán los oídos de los sordos; entonces el tullido saltará como un ciervo y la lengua de los mudos gritará de júbilo. Porque brotarán aguas en el desierto y torrentes en la estepa; el páramo se convertirá en un estanque y la tierra sedienta en manantiales; la morada donde se recostaban los chacales será un paraje de caña y papiros.  Allí habrá una senda y un camino que se llamará «Camino santo»…. no habrá allí ningún león ni penetrarán en él las fieras salvajes… volverán los rescatados por el Señor; y entrarán en Sión con gritos de júbilo. Is 35,1-10

Esta página de Isaías es un anuncio, como se usaba hacer en tiempos remotos cuando el mensajero del rey llegaba a caballo en medio de la plaza, detenía su caballo, y sacaba su pergamino para proclamar a los súbditos el mensaje real. Hoy el profeta Isaías nos anuncia que el Señor a vencido la guerra de liberación de su pueblo., para el cual se abre un futuro esplendoroso de gloria y de paz: «¡Sean fuertes, no teman: ahí está su Dios!…él mismo viene a salvarlos!».Es una proclamación de victoria contra Satanás, el serpiente maligno que tenía esclavizada a la humanidad y a la creación. «¡Regocíjese el desierto y la tierra reseca, alégrese y florezca la estepa!   Fortalezcan los brazos débiles, robustezcan las rodillas vacilantes;… se abrirán los ojos de los ciegos y se destaparán los oídos de los sordos; entonces el tullido saltará como un ciervo y la lengua de los mudos gritará de júbilo» Después que el Señor ha vencido la muerte y ha triunfado con su resurrección, esta liberación de la humanidad y de la creación ya se ha realizado, ¿o debemos esperar que se realice? Si damos una mirada global al mundo y a la historia, constatamos que las carestías y las enfermedades, las violencias y los abusos, el dolor y la muerte todavía existen, y por eso debemos deducir que esta profecía no se ha realizado aún. Efectivamente la liberación total se realizará en tiempos escatológicos, pero en modo parcial ya está en acto desde hace dos mil años, gracias a los hombres de buena voluntad que, hoy en nuestros días, gastan su vida en el bien de los demás y en la salvación del mundo. Desgraciadamente, no es una victoria definitiva, aunque el Señor haya ya vencido. El hecho es que la humanidad no ha tomado plenamente conciencia, de tal modo que muchos siguen combatiendo en favor de Satanás, como aquel grupo de japoneses, quienes no se habían dado cuenta que la guerra mundial había ya terminado y seguían combatiendo en una pequeña isla del Pacífico. Pero para aquellos que tienen conciencia de la liberación, la profecía de Isaías, en modo misterioso, se está realizando hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.